viernes, 16 de agosto de 2013

Sex and the City... ¿final feliz?


Alerta de spoilers! Hace unos días acabé de ver la serie de Sexo en Nueva York. La tenía pendiente porque siempre me habían dicho que los estilismos de la serie eran geniales, aunque a mi las series/películas/libros romanticones no me van mucho. Había visto ya las dos películas que siguen a la serie, así que me decidí a verla cuando acabara este curso anterior y eso hice.

Debo decir que me enganchó mucho, la vi rápidamente y en general me gustó, excepto por el final. Que Carrie decidiera al final estar con Big, sabiendo que él la hace sufrir como ninguno otro después de defender durante toda la serie la independencia de las mujeres. ¿El final perfecto para mí? Que Carrie hubiera seguido soltera, pero que nos demostraran que aún así era feliz y que no necesitaba a ningún hombre.

La relación entre Carrie y Big se convirtió en algo muy "ñoño", cuando lo que más me gustaba de ellos era que su relación al principio consistía en ser mejores amigos y a la vez quererse. Eso era genial. Pero que resulte ser esa pareja más romántica que la de Charlotte fue una decepción. Charlotte se convirtió, de hecho, en mi personaje favorito. Tuvo lo que ella quería pero lo consiguió bajando sus expectativas, cosa que deberían hacer las otras protagonistas. Debemos ser realistas: la perfección no existe. Se tiene que buscar una perfección subjetiva, que nos venga bien a nosotros, sin tener en cuenta a los demás, buscar alguien con quien tú te sientas bien y aceptar sus defectos, porque todos los tenemos.







miércoles, 24 de julio de 2013

Freedom

"I was in the winter of my life…and the men I met along the road were my homely summer. At night I fell asleep with visions of myself dancing and laughing and crying with them. Three years down the line of being on an endless road toward and my memories of them were the only things that sustained me…and my only real happy times.  I was a singer…not a very popular one; I once had dreams of becoming a beautiful poet. But a plan and an unfortunate series of events saw those dreams dash and divide like a million stars in the night sky, that I wished on over and over again, sparkling and broken. But I didn’t really mind it because I knew that, that it takes getting everything you ever wanted and then losing it, to know what true freedom is. And when the people I used to know found out what I’d been doing, how I’d been living…they asked me why, but there’s no use in talking to people who have a home.  They have no idea what it’s like to seek safety in other people…for a home to be wherever you lie your head. I was always an unusual girl. My mother told me I had a chameleon soul, no moral compass pointing due north, no fixed personality. Just a hint of indecisiveness that was just as wide and wavering as the ocean. And if I said I didn’t plan for it to turn out this way, I’d be lying…because I was born to be the other woman. I belonged to no one, who belonged to everyone. Who had nothing, who wanted everything. With a fire for every experience, and an obsession for freedom, that terrified me to the point that I couldn’t even talk about it. And pushed me to a nomadic point of madness that both dazzled and dizzied me.
Every night I used to pray that I’d find my people. And finally I did, on the open road. We had nothing to lose, nothing to gain, nothing we desired anymore. Except to make our lives into a work of art. Live fast…die young…be wild and have fun. I believe in the country America used to be. I’ll believe in the person I want to become. I believe in the freedom of the open road. And my motto is the same as ever. I believe in the kindness in strangers. And when I’m at war with myself, I ride. I just ride. Who are you? Are in touch with all of your darkest fantasies? Have you created a life for yourself, where you can experience them? I have. I am fucking crazy. But I am free." - Lana Del Rey


domingo, 21 de julio de 2013

El perdón y la culpa

Lo que pretenden que hagas es que agaches la cabeza, que digas a todo que sí y que aceptes tu derrota. Pero no, no has perdido. Si has cometido un error, no debería ser lo único por lo que te juzgaran, sino que se deberían poner en tu piel, pensar fríamente en cómo te podrías sentir en ese momento. 
Una traición, un dolor, una serie de factores que te hagan reaccionar de tal manera. Y, si esa manera no es la correcta, se intenta buscar una solución. Pero los errores no se pueden deshacer. Puedes pedir perdón a las personas perjudicadas, pero no se puede hacer nada más. Y, una vez has pedido perdón, los demás tienen que aceptar ese perdón y todos deberían reflexionar en si lo correcto ha sido que tú pidas perdón.
¿Pretenden que te suicides? ¿Pretenden que les hagas un monumento? No pueden hacer eso porque seguramente tampoco son santos. Todos los implicados en una situación que ha desembocado en un error, sin ninguna excepción, deben tener una parte de culpa que deben aceptar e intentar solucionar. Y la mejor manera de solucionar una parte de culpa es pedir perdón, aunque seguramente no solo una persona es culpable.

domingo, 14 de julio de 2013

Nightmares and young death

Esta misma madrugada me he despertado muy sobresaltada después de una pesadilla. Creo poder decir que ha sido la peor pesadilla de mi vida… Perdía a personas muy importantes para mí en este punto de mi vida y siempre había algo, una situación sacada de película de terror, que me impedía volver a casa. Como pasa con casi todos los sueños, no lo recuerdo a la perfección, pero sé que no sería capaz de soportar todo lo que me pasaba en la vida real. Yo sabía que era una pesadilla mientras estaba en ella, pero no podía despertar, algo me lo impedía.


Cuando por fin conseguí despertarme, bajé a la cocina y me tomé un vaso de leche. Tuve que esperarme algunos minutos para poder volver a la cama y cerrar los ojos de nuevo, pero lo hice. Y he dormido muchas horas. Acabo de levantarme otra vez y he hecho lo que hago siempre: mirar las redes sociales. He empezado por Twitter y lo primero que he visto ha sido que Cory Monteith, actor de 31 años conocido como Finn Hudson en la serie Glee, había sido hallado muerto hacía menos de siete horas. Me ha sorprendido cómo ha reaccionado la gente por Twitter. Había muchas personas destrozadas, personas que son admiradoras del actor. Yo también le tengo cierta admiración, ya que Glee ha sido una serie que me ha marcado mucho, pero no acababa de entender por qué la gente se vuelca tanto en la muerte de un famoso. Según mi amiga Andrea, esto se debe a que se mueren muy jóvenes y que eso te hace darte cuenta de lo mucho que tienes que aprovechar la vida porque en cualquier momento puede pasar algo y haber echado todo a perder. Creo que tiene razón, que no nos impacta la muerte en sí, sino la juventud y la vida desaprovechada que nos puede quedar si nos pasara a nosotros.